Mis bebés estrella


Los bebés estrella son aquellos hijos que no llegaron a nacer, los que se fueron al cielo desde el vientre materno.

Escribo este blog para contar desde mi experiencia, los sentimientos de una madre al afrontar la pérdida de un embarazo.

Éste es mi rincón de desahogo para superar el duelo.



31 mar. 2014

Visita al ginecólogo

Hace unas semanas pedí cita en el Hospital Sur de Alcorcón, un hospital privado, que me pilla a unos 30 minutos de casa.

Había hablado con una par de personas que habían sido tratadas allí, una de ellas dio a luz uno de sus hijos, y bueno, las experiencias no habían sido malas. Así que pedí cita para ver qué tal.

Llegó el día de la consulta y la primera impresión del hospital fue realmente angustiosa.

En el edificio de consultas los pasillos estaba antiborrados de gente. había mucho descontrol, sillas de ruedas por medio de los pasillos, la chica del mostrador con unas pintas "poco adecuadas" para la atención al paciente...

Entramos en la consulta y intenté explicar a la ginecóloga mi historial... un ectópico, un parto, 3 abortos... y le comento que estoy embarazada de nuevo. Me pide que me desvista de cintura para abajo y me suba a la camilla para una eco.

¡Qué dolor! Mira que he pasado por ecografías vaginales y nunca nadie me había hecho tanto daño... Ve el embrión, veo que hay latido ¡¡sí!! yo feliz... Y ella me dice (entre otras perlas...) que "bueno, es demasiado pequeño para el tiempo del que estás y total, si pierdes este embarazo también, pues tampoco pasa nada".

¿¿Quéee?? ¿Cómo se puede ser tan insensible? ¡Que se dedique a plantar patatas! pensé. Al menos las patatas no tienen sentimientos.

Me dio un volante para hacerme una eco una semana después, pero evidentemente no cogí la cita. No quiero que una persona como ella lleve mi embarazo.

A pesar de todo, salí de la consulta contenta, al fin y al cabo, he visto a mi lentejita latir con fuerza. :)

Mi chico ese mismo día se encontraba fatal de la espalda, así que aprovechamos y pasamos por urgencias a ese mismo hospital. Y lamentablemente más de lo mismo: pasillos atestados de gente, pediatría mezclado con adultos, descoordinación total entre la gente del hospital...

En fin, lástima de hospital privado, que atiendan peor que en la seguridad social.

No hay comentarios:

Publicar un comentario