Mis bebés estrella


Los bebés estrella son aquellos hijos que no llegaron a nacer, los que se fueron al cielo desde el vientre materno.

Escribo este blog para contar desde mi experiencia, los sentimientos de una madre al afrontar la pérdida de un embarazo.

Éste es mi rincón de desahogo para superar el duelo.



20 sept. 2009

Nuestra primera estrella

Es la primera vez que me quedo embarazada, nos hemos quedado a la primera, y es todo muy novedoso. Le damos la noticia a todo el mundo enseguida, estamos entusiasmados, y empezamos a hacer planes.
La cuna la colocaremos aquí, el cambiador allá... si es niño se llamará Andrés como papá, y si es niña se llamará Lucía... Compramos los primeros patucos y hasta una canastilla con pijama, body y gorrito, ¡era tan mono!. En la primera consulta con la matrona ya tengo mi cartilla de embarazada. Qué emoción!

En la semana 6 empiezo a manchar y me asusto muchísimo, no es demasiado abundante pero nos acercamos al hospital público. Me hacen una eco, y me dicen que no hay nada raro, que me vaya a casa y descanse. La contestación de la doctora fue: "eres primeriza y no tienes ni idea".
El día siguiente sigo manchando, cada vez más y empieza a ser doloroso. Vuelvo a ir al hospital y sin darme ninguna explicación me dicen que marche a casa y me meta en la cama. No entiendo nada, ¿va bien el embarazo o no?
El tercer día de manchado el dolor empieza a ser insoportable y decidimos ir a un hospital privado, alli me explican que la Beta HCG no está subiendo en proporción al tiempo de embarazo y que el embrión no se ve en el útero, eso quiere decir que se trata de un embarazo ectópico, un embarazo extrauterino, hay que encontrar dónde se ecuentra y eliminarlo ya que podría causar graves daños. Me ponen una inyección de Metotrexato para interrumpir el embarazo.
Al día siguiente, después de encontrar el embarazo en una de las trompas, y comprobar que la Beta HCG sigue subiendo, deciden hacer una cirugía de urgencia para extirpar la trompa y evitar mayores daños.
Se trata de una sapilguectomía por laparoscopia. La trompa derecha está rota y la extirpan junto con el embrión, en total unos 12 centímetros de trompa y 0,5 litros de sangre de la hemorragia interna causada por el embarazo ectópico.

Me sentí idiota, ¿y si hubiera ido primero al hospital privado? ¿qué habría pasado si no voy al hospital privado? ¿por qué no exigí que me expliraran bien qué estaba pasando cuando fui al primer hospital? No entendía nada, nunca había oído hablar de un embarazo ectópico, nunca pensé que podría pasarme a mí. Me sentía fatal, todo se hundía a mi alrededor, y todos me decían que éramos muy jóvenes, que ya tendríamos tiempo de tener hijos.

Debido a la inyección de metotrextato no podíamos intentar un nuevo embarazo hasta pasados seis meses, ya que los restos de la inyección podrían provocar un aborto; así que esperamos el tiempo indicado, para hacer una revisión y empezar a buscar de nuevo.